Etiquetas, Etiquetas… ¿Realmente sabes quién eres?


Comenzaré este artículo haciéndote una pregunta muy simple: ¿Quién eres?… Cuando le haces esa pregunta a alguien, normalmente te responde con su nombre, carrera profesional, si tiene algún trabajo en específico y, en el caso de que sea mamá o papá, normalmente lo mencionan también. Ese tipo de etiquetas, es con lo que se definen, y quizás no tiene nada de malo, pero ¿qué tan superficial es esa definición de sí mismos? ¿O el tema es que no sabemos quiénes somos en realidad?


Etiquetas - identidad - quien soyLa realidad es que, cuando decimos “Yo soy”, estamos definiendo nuestra identidad. Como cuando tú señalas un objeto y dices: “eso es una mesa, una laptop o un auto”. La cuestión con los humanos es que, cuando definimos nuestra identidad, también estamos delimitando la forma en la que actuamos en nuestra vida. Es decir, actuarás en base a quien consideras que eres. Es por esto que, muchas personas que se consideran delincuentes, aún y pagando una condena en la cárcel, les cuenta dejar de cometer crímenes. No será hasta que cambie la definición de su identidad por una totalmente diferente, que podrá dejar de actuar de esa forma.

Entonces, nuestra identidad es sumamente importante y, con todo y eso, la ignoramos. La verdad es que, muchas veces, pasamos la vida sin hacernos esa pregunta de “¿Quién soy?”, y si la hacemos, respondemos con etiquetas superficiales o basadas en lo que hacemos, más no en lo que somos.

Me explico: si alguien me pregunta quién soy, podría decirle: “Soy Francis Nazar. Soy astróloga, tarotista, reikista y terapeuta Rebirthing“. Mi respuesta no es errada, claro que no, pero, ¿qué pasaría si, en algún momento de mi vida, por alguna razón, no puedo seguir trabajando en nada de esto? ¿Qué pasaría si debo dejar de hacer eso que define mi identidad? Y lo peor, ¿qué pasaría si, eso que define mi identidad, en este caso mi trabajo, también es lo que me hace sentir valiosa e importante? ¿Qué piensas tú que pasaría si desaparece de mi vida? Llega un día y puuufff, la vida me exige un cambio, y no puedo seguir trabajando de esto.

Sí, entro en caos. ¿Por qué? Porque, aquello que define mi identidad, ya no existe. Es decir, sentiré que yo no existo. Es ahí cuando uno comienza con esas frases tipo: “es que no sé quién soy. No me conozco y ya no sé qué hacer en mi vida“.

Las etiquetas impuestas por la sociedad son inevitables, pero debemos tener cuidado. Podemos definirnos en base a lo que hacemos (soy doctor, ingeniero, arquitecto, etc.), en base a nuestra nacionalidad (venezolano, chileno, argentino, etc.), en base a experiencias de vida (soy emigrante, soy divorciada, soy madre, soy padre, etc.), y en base a muchas otras cosas más, pero nuestra identidad debe ser mucho más profunda, debe ir más allá de todo eso.

Entonces, intenta poner todo lo que haces o has vivido a un lado, y pregúntate: ¿Quién soy como persona? ¿Quién soy como humano? Piensa en esas cosas que definen tu personalidad y que forma parte de tu mundo interno, y no de etiquetas o nombres establecidos por la sociedad o tu mundo externo.

¿Por qué esto es importante? Porque estamos en un mundo en donde las cambios son parte del día a día, y eso que haces hoy, puede que mañana ya no lo puedas hacer más. Es como el ejemplo que di de mi trabajo. Así le pasa a muchas personas, y en este momento le está sucediendo a muchos venezolanos que han tenido que dejar de hacer aquello que formó parte de su vida durante años, para poder abrirse a ese camino de la emigración. Y, cuando están en otro país, ni siquiera saben quiénes son en verdad, simplemente porque no pueden trabajar de lo mismo.

Así mismo le puede pasar a cualquier otra persona, así nunca haya tenido que emigrar. Además de esto, es importante que reconozcas esas etiquetas que estás afirmando como “Yo soy __________”, que pueden venir con un montón de creencias limitantes, las cuales aceptas inmediatamente que asumes la palabra como parte de tu identidad.

afirmaciones - yo soyTe doy un ejemplo: hace años, cuando existía algo tan horrible como la esclavitud, ser una persona de color era considerado como algo poco, malo, de bajo nivel, denigrante, etc. A nivel social, no podían haber buenas creencias hacia el hecho de tener la piel oscura, cuando esclavizaban a las personas con esa característica. Es triste, pero cierto.

La etiqueta “Soy afroamericano”, “soy negro”, “soy de color”, podían ser muy ciertas para una persona, es decir, mirabas su piel, y pues sí, era de color. Pero, ¿cuáles eran las creencias que esa persona podía estar adoptando hacia sí mismo, nada más por saber qué sí, era de color?… Exacto, la persona aprendía a aceptar la creencia de que era poco, malo, de bajo nivel, denigrante, etc., y hasta podía sentirse merecedor de la esclavitud.

Pero estas creencias no vienen adheridas al color de su piel, como si, al ser creado, agregaran esas palabras como parte de la “mezcla”. ¡Claro que no! Esas creencias estaban impuestas por la sociedad, y las personas de color las adoptaban como propias. Un cambio no fue posible, hasta que comenzaron a cuestionarse esto, hasta que empezaron a entender que sí, eran de color, pero eso no implicaba que merecían ser esclavos.

Obviamente, ese es un ejemplo extremista y de cómo la sociedad puede llenar de creencias limitantes, a ciertas afirmaciones “Yo soy” que en realidad no son nada negativas, sino que forman parte de la versatilidad que impregna al humano. Pero, de esa misma forma, puede sucederte con otro tipo de etiquetas.

Te doy otro ejemplo: Si eres emigrante y tomas las creencias limitantes de la sociedad hacia la emigración, entonces ¿qué crees que va a suceder contigo? Tu identidad estará limitada. Si crees que, por ser emigrante, debes sufrir, entonces tu actitud será hacia el sufrimiento. ¿Notas cómo la acción le sigue a la identidad? En cambio, si crees que ser emigrante es de fuertes y valientes, entonces actuarás con fuerza y valentía.

El punto en todo esto es:

  1. Es inevitable ponernos ciertas etiquetas establecidas por la sociedad, pero debemos tener cuidado de las creencias limitantes que estamos adoptando de forma inconsciente. Si crees que ser mujer es lo mismo que no triunfar a nivel profesional, entonces, si tu sueño es ser empresaria, te costará mucho alcanzar el éxito. Debemos buscar las creencias que hay detrás de lo que aseguramos como “Yo soy”.
  2. No eres lo que haces. En serio, eres mucho más que eso. Si tu valor y autoestima están atados a lo que haces, entonces vivirás tu vida en constante desequilibrio. Porque, créeme, en algún momento no podrás seguir haciendo eso que define tu autoestima, y es ahí cuando las crisis de identidad llegan, con la depresión de la mano.
  3. Lo más importante es ir más profundo. ¿Eres valios@, inteligente, audaz, creativ@, espontáne@? ¿O te defines como poca cosa, un desastre, fe@, ridícul@? Más allá de lo que haces o de tus experiencias de vida, ¿quién eres?

Responder esta pregunta te permitirá saber primeramente cuán negativ@ estás siendo en la forma en la que defines tu identidad. Obviamente, si afirmas que eres un desastre, ¿cómo piensas que actuarás siempre? Además, conocerte a ti mismo, te ayudará a aclarar tu mente sobre tu camino de vida.

No, no es al revés. Lo que haces no definirá quién eres. Sino que, saber quién eres, definirá lo que haces (Tu profesión, metas y misión de vida), además de cómo lo haces (con empoderamiendo o con dudas)

Ahora que has leído todo esto, espero que tengas mayor claridad sobre este tema, y puedas comenzar a definir tu identidad de una forma más positiva para ti.

Así que haz este ejercicio:

  • Defínete en 5 palabras, y luego observa cuáles son positivas para ti (te empoderan e impulsan) y cuáles son negativas (te limitan).

Lo mejor de todo es que, cualquier definición negativa que le estemos dando a nuestra identidad, se puede transformar por otra mejor. Pero, para esto, primero debemos identificar esas etiquetas. Es imposible que hagas un cambio en algo que, primeramente, no te has dado el tiempo de reconocer.

Ábrete a un perspectiva diferente y mucho más positiva de ti mism@

Tú lo vales
Francis D. Nazar


Más Artículos:


 

3 comentarios sobre “Etiquetas, Etiquetas… ¿Realmente sabes quién eres?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s