El Mundo es tu Espejo para Sanar


Mi gran filosofía de vida y creencia es que vinimos a este mundo a aprender y sanar aquellos patrones que nos causan sufrimiento innecesario. La realidad es que podemos ser tan felices como nosotros queramos, pero somos nosotros mismos quienes hacemos imposible tener aunque sea un momento de dicha. Lo bueno es que todas esas actitudes negativas se pueden trabajar y transformar a actitudes potenciadoras, las cuales te permitan tener una vida más armoniosa y próspera. Pero sí, la realidad también es que, a veces, nos cuesta mucho saber cuál es ese patrón que está bloqueando nuestro camino. Es ahí cuando el proceso de sanación se vuelve muy confuso y no sabemos qué hacer. Quizás el Universo sabía que esto nos iba a suceder y, por esa razón, hizo que el mundo se convirtiera en parte de nuestro propio reflejo. Pero, ¿a qué me refiero en realidad con esa afirmación?


El mundo es un espejoVinimos a un mundo en el que no estamos solos, sino que, desde que nacemos, estamos en contacto constante con otras personas, relacionándonos y aprendiendo. Por mucho que queramos aislarnos, siempre va a haber algo que nos va a impulsar a salir de nuestras cuevas personales para generar alguna relación con otra persona. Además, es algo que deseamos profundamente, hasta aquellos que digan que no.

La relación con los demás nos permite seguir creciendo y evolucionando, pero sólo si tomamos consciencia de su importancia, y prestamos atención. Ya de adultos hemos creado inconscientemente ciertos patrones, algunos que no son nada sanos para nosotros mismos, pero muchas veces ni siquiera lo sabemos. Como es una actitud tan natural, no lo relacionamos con algo negativo, y si sabemos que no nos hace bien, podemos caer en el punto de no prestarle atención.

Es ahí cuando aparece alguna situación o persona     muchas veces es una persona     que viene a mostrarnos eso de nosotros mismos que debemos transformar. ¿Cómo lo hace? A través de la molestia o incomodidad. Es la única forma posible, ciertamente.

Puede ser alguien a quien no soportas, con quien peleas mucho o que, sólo por que sí, te cae mal. Es inevitable para ti, y si alguien te pregunta qué es lo que te desagrada, vas a saber qué es. Puede ser su carácter, su arrogancia, la forma que se expresa con los demás o cualquier otra cosa. El punto es que, esa persona que tanto te choca, te está mostrando algo que es tuyo también.

“¡Pero eso es imposible, si no nos parecemos en nada!” Bueno, eso dice nuestro ego porque no le agrada la idea de parecerse a alguien que no considera a su altura, pero la realidad es que así funciona esto. Aunque también funciona con alguien que admiras mucho.

Piensa en alguien a quien admires de verdad, que en serio sientas una conexión única, y pregúntate: ¿por qué esa persona me agrada tanto? ¿qué es lo que me parece tan genial de él o ella? Haz ese ejercicio, porque la respuesta también forma parte de tu espejo. Sí, también es un reflejo tuyo. En este caso, de algo muy positivo que hay en ti, pero que quizás no has reconocido todavía.

Realmente ese ejercicio es mucho más fácil, porque si yo tengo que decir que soy parecida a alguien a quien admiro mucho, pues me va a encantar. Pero, como ya dije, no es tan agradable cuando la otra persona me desagrada o, peor aún, cuando me ha hecho daño. Entendiste bien: hasta aquellos que nos hacen daño, están mostrándonos algo que debemos sanar en nosotros mismos.  Y, al aprender la lección, se convierten en nuestros más grandes maestros.

Sí, entiendo que no es fácil de aceptar, pero, como dije en un principio, vinimos a este mundo a aprender ciertas lecciones que son importantes para nosotros, y será a través de las experiencias y personas que conozcamos en este mundo, que vamos a poder tener esos aprendizajes. Y sin obstáculos, imposible que nos transformemos.

Por ejemplo, si viviste el abandono de alguno de tus padres, es una experiencia bastante dolorosa, que además te va a marcar muchísimo, porque el abandono no vino de cualquier persona, sino de seres que son fundamentales en nuestro crecimiento personal y emocional. Luego de ese abandono, también te dejan tus parejas, así que vuelves a repetir lo mismo. Siguen las lecciones sobre el mismo tema. ¿Tendrá esto que ver contigo?

Quizás sientas que es algo que no está bajo tu control, ya que son otros los que deciden dejarte, no tú irte. Pero debes apartar todo eso, y mirar qué te muestran ellos o la experiencia como tal. Si lo que más te duele es que te abandonan, entonces sobre eso viniste a aprender para transformarte. Es en ese punto cuando te preguntas: ¿De qué formas me abandono a mí mism@? ¿Me cuido, me atiendo, me doy amor? ¿O, a diferencia, me olvido que existo y me desconecto de mí hasta el punto de abandonarme?

La realidad es que esas personas     sí, hasta tus propios padres     te están mostrando que tienes la tendencia a abandonar lo que es importante para ti, y que sólo tú puedes atender. Cuando comienzas a cambiar ese patrón     amándote, cuidándote, etc.    , además de perdonar a los demás y a ti mismo, notarás cómo la sensación de abandono va desapareciendo. Y, casi que mágicamente, dejan de llegar a tu vida personas que te abandonan.

De igual forma, sucede con cualquier otro caso. Si siempre te encuentras con personas de mal genio que sólo quieren pelear, ¿no te estarán mostrando que quizás tú también tienes un carácter difícil? Si siempre has tenido parejas manipuladoras, ¿cuál es tu propia tendencia a manipular? O si, en cambio, tienes parejas que te hacen daño, ¿cómo está tu auto valoración? ¿Qué tanto aceptas que otros te lastimen sólo porque sientes que eso es lo que mereces?

Este tema es bastante profundo, y muchas veces, encontrar la raíz del espejo que te pueda estar haciendo otra persona, puede requerir hasta ayuda psicológica, sobre todo para sanarlo y así evitar seguir repitiendo el mismo patrón.

Por ejemplo, el tema de parejas da para un buen rato de conversación sobre esto de los espejos, porque no hay mejor reflejo de nosotros mismos, que la pareja que tenemos     o hemos tenido    . SIEMPRE nos ayudarán a crecer y evolucionar, si decidimos dejar a un lado el ego y aceptar que, aquello que tanto nos dolió del ex, también forma parte de un patrón o herida que debemos trabajar en nosotros.

Muchas veces no es sencillo, pero es mejor asumir las cosas para así poder sanarlas, que seguir en el mismo patrón doloroso una y otra vez. Y la realidad es que eso es lo que desea el Universo     o Dios si prefieres llamarlo así    . Quiere que sanemos para que así podamos sentirnos merecedores de todas las bendiciones que este quiere darnos. Por eso nos pone seres al frente de nosotros que, quizás de una forma tormentosa, vienen a mostrarnos una parte de nosotros mismos.

Si leyendo esto, alguien se te vino a la mente porque te molesta mucho, permítete el tiempo de mirar con ojos sin juicios y pregúntale al reflejo: ¿Qué me estás mostrando de mí? ¿Qué debo sanar y tú, como mi espejo, me lo estás reflejando?

Recuerda siempre: Tú lo vales.
Francis D. Nazar


Más Artículos:


 

5 comentarios sobre “El Mundo es tu Espejo para Sanar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s